María, un ejemplo.

mv_1

Éste no será el típico post al uso, con chascarrillos y cachondeos, sino que por el tema a tratar me veo obligado a hacer algo en un tono un poco más serio. Hacía mucho que quería escribir acerca de María de Villota, así que ¡vamos allá!

Tras el accidente que sufrió María el pasado 3 de julio, todos estos meses hemos sido testigos de una recuperación poco menos que milagrosa. Aparte de los daños físicos palpables en su rostro, un accidente de estas características deja unas secuelas psicológicas que muy difícilmente son superables por el ser humano.

Nacida en el seno de una familia de carreristas, siempre ha remado a contracorriente para lograr hacerse un hueco en este mundo dominado históricamente por hombres. No han sido pocas las categorías automovilísticas por las que ha pasado, pero eso para ella no era suficiente. Cabezona como ninguna, María tenía un sueño: ser la sexta mujer de la historia en subirse a un F1 en un Gran Premio oficial. Y si no había podido hasta ahora era por algo: no tenía la Superlicencia.

La Superlicencia, ese cacho cartón expedido por la FIA que vale 7.800 euros, más 780 euros por cada puntito conseguido en la temporada anterior, es el único cacho cartón que te permite correr en F1. La temporada que viene, Alonso, por ejemplo, pagará 224.640 Aurelios de nada. Aparte de apoquinar, los requisitos para conseguir la Superlicencia FIA están basados en una serie de logros en categorías inferiores (GP2, F2, Fórmula Indy, etc), pero María no cumplía con ninguno de ellos. Puesto que no estaba compitiendo en ninguna otra competición en ese momento, su única oportunidad era el párrafo f) del Reglamento F1 FIA, que habla de la Superlicencia:

f) Demostrar a la FIA habilidad vigente en monoplaza. En ese caso, el equipo de F-1 involucrado deberá mostrar que ha completado 300 kilómetros en un Fórmula 1 actual a velocidades de carrera, en no más de dos días, en no más de 90 días antes de la solicitud y certificado por la autoridad deportiva nacional.

mv_2

La oportunidad que le daba Marussia con aquel test aerodinámico tampoco le hubiera servido, simplemente porque no era una prueba en un circuito, sino en un aeropuerto. Sin embargo, sí que la acercaba a tener bastantes más oportunidades para conseguirla en un futuro. Pasito a pasito.

Pero, desgraciadamente, y de forma muy desagradable, aquel fatídico día, su sueño se rompió de golpe. Tras una primera vuelta de instalación, al volver al box improvisado que el equipo Marussia había montado allí, el coche aceleró de forma inesperada y todos sabemos como terminó. Aquel día María volvió a nacer.

Llamémoslo Dios, suerte, destino, milagro, alineación de planetas o lo que sea. Hubo algo que no quiso que la piloto abandonara este mundo. Salió viva. Resurgió de las cenizas inexplicablemente cual Superheroína de cómics. A cualquiera de nosotros nos hubiera salido cruz y no lo hubiéramos contado. No fue poca la expectación que generó su primera rueda de prensa tras aquello, pues así también lo demuestran los resultados anuales de búsquedas de Google, donde “María de Villota” está en el nº 8 como personaje más buscado en España.

En dicha rueda de prensa, pudimos ver el increíble buen estado físico que presenta. Especialmente me llamó la atención su eterna sonrisa. No me hago a la idea de cómo una persona que ha sufrido un suceso tan trágico tiene la fuerza para poder, no sólo sonreír, sino también reírse cuando la mayoría estaríamos aterrorizados. Meses después de aquella primera aparición en público, aún no he encontrado un solo testigo gráfico en la que aparezca de otra forma que no sea sonriendo. Otra cosa que no ha perdido es la coquetería, pues hasta el parche de su ojo iba a juego con su traje.

mv_3

Ha perdido el ojo derecho, sí, pero eso es un mal menor. Paradójicamente, y en sentido figurado, ahora es capaz de ver mucho más allá de lo que veía antes, dicho por ella misma. Su vida consistía en F1, F1, F1, F1, F1, F1, F1, F1 y F1. Ahora percibe y valora las cosas que realmente importan en la vida. El calor de la familia y los amigos, la salud, las pequeñas cosas, etc.

Su enorme capacidad de iniciativa, que siempre le ha servido para labrarse un futuro en las carreras, también ha cambiado, no porque se haya visto mermado, sino porque ahora la usa para ayudar a los que más lo necesitan. Una de estas iniciativas es la venta de una pulsera solidaria inspirada en el talismán de María: su estrella. Los beneficios serán destinados a la Fundación Ana Carolina Díez Mahou de la que ella es madrina y ayudarán a que los niños con enfermedades neuromusculares mitocondriales, incurables, tengan una sesión de rehabilitación que, al menos, servirá para darles un poco de impulso en la difícil carrera en que les ha tocado competir. Esta iniciativa, sin duda, es fruto de las largas estancias de María en el hospital, donde ha compartido espacio y ha visto lo realmente injusto que es el destino con algunas familias. Podéis haceros con alguna de ellas pinchando aquí.

María de Villota es, pues, un ejemplo de fortaleza, física y mental. Un ejemplo de cómo una persona es capaz de conseguir lo que se propone, siempre y cuando luche por ello y no cese en su empeño, aunque a priori parezca imposible. Un ejemplo de cómo peleando, se puede salir de situaciones que se tienen muy adversas. Un ejemplo para todos nosotros, capaces de hacer una montaña de un grano de arena, un mar de una gota de agua. Un ejemplo de bondad, de cómo alguien puede sobreponerse y ver más allá de sus problemas, y dedicar parte de su vida al servicio de los que más lo necesitan. Un ejemplo.

#FuerzaMaría

Anuncios

2 thoughts on “María, un ejemplo.

  1. Alberto 16 enero, 2013 / 01:50

    Espectacular artículo crack! Hasta ahora no me he acordado de leerlo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s