Lewis, el amiguete.

Mucho está sorprendiendo la nueva actitud que tiene últimamente Hamilton con Fernando Alonso. Lo cierto es que nuestro piloto patrio tampoco le está dando calabazas… Parece que los dos hayan entrado en un bucle pasional, algo así como si estuvieran unidos por el ayuntamiento, la iglesia, o el banco (glups!), y no paran de echarse flores el uno al otro.

En la F1 nunca veremos a un piloto decir que es amigo de otro. Llámalo orgullo, dureza de mollera o lo que quieras. Ha pasado siempre y seguirá pasando. A la hora de competir, aquí nadie conoce a nadie y por eso, cuando en las ruedas de prensa tenemos preguntas del tipo “¿Te llevas bien con X piloto?”, la respuesta predefinida es “Bueno, nos respetamos, pero no somos amigos”.

Pero esto ha cambiado en Hamilton en estas últimas semanas. Desde que casi estaba sin opciones de luchar por el mundial, el piloto más tostado de la parrilla no ha parado de alabar a Alonso. Declaraciones como “Alonso es el mejor, merece el título”, o “Desde mi punto de vista, él ya es tres o cuatro veces campeón del mundo” o las últimas, en el podio de EEUU: “Ganar teniendo detrás a uno de los mejores pilotos de la historia del Mundial es maravilloso”, o incluso “Intentaré ayudar a Alonso en su lucha por el mundial” han chocado un poco entre los habituales al “radiopatio” formulero.

La cosa no acaba aquí, porque el “jinete español” también le devuelve casi cada piropo que el otro suelta, como si de un partido de tenis se tratase: “Lewis es el único que puede marcar la diferencia, incluso con un coche que no es ganador”, o “aunque Vettel es un gran piloto, pienso que Hamilton es el mejor piloto que hay en la parrilla”, y esas miraditas, susurros al oído en el podio de EEUU, suponemos que dándole a Lewis las gracias por restar puntos a Vettel… bufff esto se está volviendo un poco… gay.

Las razones por las que hacen esto, contradiciendo el comportamiento-instalado-de-fábrica de los pilotos, pueden ser muchas. ¿Se han hecho amigos del alma estos dos olvidando todo lo que pasó en 2007 (aunque-de-esto-hablaré-otro-día-ya-que-no-es-tan-simple)? Pues… no lo creo.

Lo más probable es que todo obedezca la máxima que todo el mundo sigue en la F1: “Por el interés te quiero, Andrés”. Está claro que a Alonso le interesa que Hamilton sea juez y parte en este final de infarto, ya que, como vimos en EEUU, es el único que es capaz de plantar cara a Vettel y evitar que sume más puntos. Por otro lado, el simple hecho de alabarlo a él y no al alemán, hace que el segundo quede un escalón por debajo. Desprestigio, desmoralización… señores, el mundial de F1 también se juega delante de los micrófonos.

Pero, ¿y Hamilton?,¿qué gana? Pues varias cosas. Actualmente está en juego el “Tricampeonato más joven de la historia”. Si Vettel lo consigue, a Hamilton le será materialmente imposible batirlo por que es 2 años mayor que “Fingerboy”, pero no si lo hace Alonso. Esto, a priori, lo tiene bastante difícil, ya que el año que viene cambiará de escudería. El chico se nos va a Mercedes y, viendo el rendimiento de las flechas plateadas los últimos años… muchos son los que no dudan que será un año de transición en pos de un proyecto a laaaaaaaargo plazo.

Por otro lado, puede estar guardándose un as en la manga por si algún día Ferrari llama a la puerta de su mansión. Desde luego, en Monza (Italia), este año, no paraba de tirar piropos a los tifosi, “que público tan especial, bla bla bla”… Sabe que Alonso se va a quedar en la Scudería por lo menos cinco o seis años más y, bueno, digamos que tiene que caer bien en caso de ir por allí.

Pero dándole la vuelta a la tortilla podríamos pensar que no hay interés en las intenciones de Lewis. Planteémonos la siguiente pregunta, ¿y si ha llegado el momento de devolverle a Fernando lo que se le quitó en 2007? ¿Y si Hamilton se ha quitado el caparazón metálico que cubre el impenetrable corazón de todos estos personajes robóticos y ha decidido compensar por aquello? Pues… hombre, no lo sé… pero si nos ponemos a pensar… tan tan TAN descabellado no es.

Como todos sabemos, Hamilton abandona la que ha sido su casa desde pequeño, McLatas. Se va a iniciar una nueva andadura en la escudería rival, el eterno enemigo, Mercedes (o Merche, para los más allegados). Esto, en el seno del equipo no ha sentado nada bien, ya que se ha visto como una traición. Un piloto que llevas pagando toda su vida y, de buenas a primeras, te abandona como el desodorante en pleno verano nada más salir de casa. Y en Woking también sabemos que tienen unas bromas un poco pesadas, bromas que ahora está sufriendo Lewis en sus carnes. Que si ahora se te rompe el motor, que si ahora se me encasquilla la pistola, que si ahora me equivoco con el setup de tu coche, que si sólo hay un alerón y no es para ti, que si no te funciona el cambio…. Lewis debe sentirse un poco como no se qué piloto hace 5 años. La imagen siguiente fue tomada cuando se retiró en Abu Dhabi por fallo mecánico. Da mucho que pensar….

¿Se le habrá pasado por la cabeza, “Hostias… que de jodiendas le hicimos al pollo este… ahora sé lo que se siente, snif, snif”?

En fin, que cada cual se quede con la razón que más le guste.

#ForzaFerrari #TodosConAlonso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s